google-site-verification=plb7qoZpgJcHniM2ezhBQSRYoWQzJFZ2qXNkOvcjI94
top of page

Aprendiendo a gestionar nuestra energía para mejorar la productividad (Escrito por: Gema Martínez)

Oímos hablar mucho de la gestión del tiempo, pero menos de la gestión de nuestra energía, elemento decisivo para la productividad, que además del tiempo, implica nuestras capacidades y nuestras emociones.


Algunas fuentes de energía: Mental, física y emocional.


Energía mental


Es esencial para el buen desarrollo de nuestro trabajo. Cuando te sientes débil mentalmente, falta de inspiración, falta de conexión…, entonces tu mente no te está ayudando a tener buen rendimiento. Olvidémonos de la famosa multitarea o multitasking. Si eres de la opinión que, haciendo varias cosas a la vez, terminarás antes, permíteme que te de mi opinión, conseguirás justamente el efecto contrario. Es imposible ser más efectivo ya que el cerebro no puede separar qué es urgente, importante o necesario, llevándonos a cometer errores, a estresarnos y a ser menos eficaces.


Algunas recomendaciones que pueden resultarte interesantes:


  • Hacer descansos entre tareas a lo largo del día, nuestro cerebro puede concentrarse de forma óptima de 90 a 120 minutos, después descansar es una necesidad.

  • Empecemos por una tarea y continuemos con la siguiente una vez finalizada la primera (aquí os invito a poner en marcha la matriz de Eisenhower y la técnica pomodoro.

Energía física


Cuando no dormimos bien, estamos enfermos o tenemos cualquier dificultad, aunque gestionemos bien el tiempo, no vamos a rendir lo suficiente. Es fundamental descansar, hacer ejercicio y alimentarse de forma saludable.

Muchas veces se nos olvida cuando existen demasiadas responsabilidades a lo largo del día, y quizás la falta de alguno de estos hábitos, puede influir directamente y no de forma positiva en las emociones, con el consecuente desgaste de energía.


Recomendaciones interesantes:


  • Dormir al menos 7 horas diarias.

  • Desconectar, practicar algún hobby ajeno a nuestra actividad profesional.

  • Realizar ejercicio físico, liberando así la hormona de la felicidad.

Energía emocional


Sin duda, el desgaste emocional a la larga nos pasa factura. Si fomentamos los pensamientos positivos, estaremos con ganas y pasión para afrontar cualquier situación o tarea que se nos presente.

Si, por el contrario, estamos asentados en la queja y la negatividad, esto nos llevará al famoso síndrome de burnout, y si estamos en estado de defensa o alerta, desaparecerá la capacidad reflexiva.

Busquemos motivación, pensemos qué nos hace fluir, qué nos hace sentir vivos y vivas, cuál es nuestro propósito, qué nos gusta, qué nos disgusta…

El aburrimiento o la procrastinación, son grandes ladrones de energía.


Recomendaciones interesantes:


  • Observemos en qué momento del día nuestro estado anímico baja, también cuáles son los detonantes de ese cambio (quizás conversaciones tóxicas, demasiada presión el puesto de trabajo…)

  • Cultivemos la respiración consciente para contrarrestar nerviosismo, inseguridad o miedo, podrían surgir en algún momento de desafío inesperado.

  • Practiquemos el autocuidado, planifiquemos actividades que nos aporten calma y equilibrio en esos ratitos para nosotros y nosotras.

  • Os invito a descubrir el eneagrama, descubriréis vuestras fortalezas, virtudes, áreas de mejora, logrando así, poder sumar en tu organización todo lo bueno que hay en vosotros.

  • Sería genial realizar alguna dinámica que haga tomar conciencia y descubrir vuestro ikigai, qué cosas hacen que valga la pena cada día, vuestro propósito, razón de ser, porque como siempre digo: Tenemos dos vidas, la segunda comienza cuando nos damos cuenta que solo tenemos una.

Con todas estas premisas, llegamos a la conclusión que es de suma importancia saber gestionar nuestra energía, para cualquier miembro de un equipo, líder, directivo, en cualquier actividad, para conseguir un objetivo, para motivar, coordinar departamentos, poner foco en un proyecto, ser eficiente y eficaz en cualquier puesto o situación.


Aquí os dejo esta reflexión: “¿Qué otras fuentes de energía personal influyen para las tareas que harás?


Si necesitas impulso para lograr tus metas, conocer y reconocer todos tus talentos y habilidades, ya sabes que puedes contar conmigo.


Gracias por estar ahí.



Gema Martínez

CEO Mujer tras los 40

Coaching para Mujeres




16 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page