google-site-verification=plb7qoZpgJcHniM2ezhBQSRYoWQzJFZ2qXNkOvcjI94
top of page

Educar sin castigos.

Actualizado: 3 jul 2022

En la época de mis abuelos, y también de mis papás era “natural” o “normal” que cuando un hijo desobedecía, los papás recurrían a los castigos, pensando que era la forma más efectiva de educar. Estos castigos podían ser de todo tipo, desde castigos “leves” en donde no le compraban al niño un dulce o castigos muy “fuertes” como no asistir a un cumpleaños de un compañero/a del colegio, no ver la televisión por varios días, no poder invitar a un amiguito a la casa, y la lista sigue y sigue.


Finalmente después de muchos años, se sabe que educar a través de los castigos no tiene ningún beneficio, al contrario es perjudical tanto para los niños como para los papás.


Si queremos que nuestro hijo tenga conductas deseadas y apropiadas tanto en el colegio como en casa y fuera de ella, debemos primero entender la razón de su conducta: por ejemplo: preguntarnos porqué hace berrinches, porque falta al respeto, porque no estudia como nos gustaría en el colegio.


Las conductas de nuestros hijos, reflejan su estado emocional” es importante que como padres de familia, tratemos de entender que nos está diciendo nuestro hijo a través de sus acciones y actitudes. Por ejemplo: si nuestro hijo está enojado todo el tiempo, tratar de averiguar que le está pasando, si ha tenido problemas con sus compañeros de clase, o hay alguna situación en casa que lo está molestando o lastimando.


Debemos mencionar que nosotros como padres de familia, somos modelos a seguir de nuestros hijos, es por ello que si hay alguna actitud que queremos que nuestro hijo tenga o la evite nosotros debemos fortalecerla o evitarla eso quiere decir portarnos de la misma forma, no podemos esperar que nuestro hijo se porte de alguna manera si nosotros mismos no somos congruentes con nuestras actitudes y acciones.


El castigo no tiene ninguna función positiva, al contrario, su efecto es negativo, a continuación se mencionarán algunos de los efectos que provoca el castigo:


  • Debilita la relación entre los padres y los hijos: Los padres creen tener mayor autoridad ante el hijo, el efecto es contrario, ya que debilita la imagen de los padres frente a los hijos.

  • Se pierde la confianza del hijo hacía sus padres, por temor al castigo obedece

  • El castigo alivia las tensiones, enojos y nervios de los padres, pero no facilita la comunicación con los hijos

  • A través del castigo el niño no repara sus acciones, es por ello que no hay aprendizaje, el niño no toma conciencia de sus acciones, y lo más seguro es que se volverá a tener la conducta no deseada.

El Qué debemos de hacer como padres de familia:


  • Comprender las necesidades emocionales de nuestro hijos (qué nos está tratando de decir a través de su compotamiento)

  • Aliviar nuestras tensiones como padres de familia: no desquitarnos con ellos solo por que hayamos tenido un mal día, si es necesario tomarnos un tiempo a solas antes de regañar a nuestro hijo.

  • Ayudarle al niño a que exprese sus emociones y que nos tenga confianza, sin criticas o juicios.

  • Explicarle al niño lo que se espera de él dentro y fuera de casa

  • Darle opciones para reparar su conducta: que limpie, recoja o guarde

  • Darle un espacio al niño para que pueda estar a solas y pueda comprender el porqué de su actitud no es deseado.

  • Lo más importante es darle a nuestros hijos un buen ejemplo, con buenas acciones y actitudes.

Adi Tzaban Cohen

Psic y Coach

Terapueta congitiva conductual

5513531206

coachaditzaban@gmail.com




15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page