google-site-verification=plb7qoZpgJcHniM2ezhBQSRYoWQzJFZ2qXNkOvcjI94
top of page

El coraje de mostrar tu talento / Por: Patricia Granados Alcalá

Todas las personas tenemos una habilidad que se nos da especialmente bien y que nos hace únicas y diferentes a las demás. Es nuestro sello de identidad. Sí, tú también la tienes aunque es posible que la estés ignorando o no tengas el suficiente coraje para mostrarla.


Blanco o negro

Está muy extendida la idea de que nacemos con nuestros talentos y que si no los vemos, es que no están. Como lo damos por sentado, ante cualquier adversidad o contratiempo que nos encontremos en un proyecto que no podamos superar, vamos a sentir que “nos falta talento”. Esto nos lleva a reducir nuestra autoestima y a desperdiciar todo nuestro potencial.


Si bien el talento es una habilidad que traemos innata, o aprendida en algún momento temprano de nuestra vida, también hay que construirla, modificarla y pulirla para que, de verdad, nos haga brillar. Un talento trabajado y puesto a nuestro servicio nos sirve para alcanzar grandes metas.

Cómo encontrar tu talento.

Encontrar tu talento, requiere de un ejercicio de autoconocimiento, escucha interna y autoamabilidad. Una mirada apreciativa hacia nosotras mismas permite, no solo que reconozcas tu talento, sino que además te lo creas, esencial para poder aprovecharlo. Entre las pautas para encontrarlo están:


  • Repasa tu historia ¿Qué te encantaba hacer de pequeña? ¿En qué podías pasarte horas y horas jugando sin importar nada?

  • Revisa tus experiencias de logro, ¿qué cualidad/cualidades te ayudaron en el camino?

  • ¿Qué admiras de los demás? Probablemente eso que admiras en otras personas lo tienes también, se llama la ley del espejo

  • Pregunta a tu entorno (y ¡créeles!) ¿Qué consideran que se te da bien?

  • Escucha a tu cuerpo. Las sensaciones corporales son una guía infalible. Aquello que te saca una sonrisa, que te aporta energía y te hace sentir ligera, es sin duda, una señal de que estás haciendo algo que te gusta.

Tómate tu tiempo e indaga para encontrar ese talento innato. Descubrir tu talento, conocerlo bien y trabajarlo a fondo te permite encontrar tu lugar en el mundo tanto a nivel social como profesional.


¿Cómo vivirlo?

Una vez que ya sabes cuál es tu talento, llega la parte, para mí, más complicada. Es el momento de mostrarlo, vivirlo y ponerlo al servicio de tu vida y de los demás.


Da miedo, mucho miedo. No confiamos en que nuestra manera de hacer las cosas sea tan válida y buena como la de la compañera de trabajo o el amigo de turno. Nos fijamos en los logros y los talentos de los demás creyendo que es algo “fácil” y cuando hablamos de nosotras, nos escondemos. Está claro que Serena Williams tiene un talento innato para el tenis, ¿crees que hubiera llegado tan lejos si no hubiera pulido su técnica, su saque, su fuerza física? ¿Crees que ha sido siempre “fácil” para ella? Si te fijas solo en el resultado, estarás viendo solo el pico del iceberg, escondido bajo el agua hay esfuerzo, dedicación, horas de trabajo, errores, aprendizajes y un largo etc.


Si quieres ser la líder de tu vida es importante que reconozcas estos talentos, aprendas de los errores, vayas perfeccionando tu “técnica” y comiences a vivir con y de ellos. Seas emprendedora o personal de oficina, vas a estar co-creando, colaborando y necesitas conectar con los demás. Serás reconocida por tu talento y además mejorarás este mundo con el valor que puedes aportar.

Para mostrarlo y vivirlo, necesitas confianza, necesitas creer en ti y saberte única. A muchas personas se les dará bien comunicar, pero ninguna tendrá tu estilo, tu voz, tu prosa o tu soltura. Necesitas coraje para valorar la autenticidad que hay en ti y poder accionar los mecanismos que te lleven a mostrarla a los demás.


Eres única, recuérdalo. ¿A qué estás esperando? Los detalles marcarán la diferencia.



Patricia Granados Alcalá

IG: pgacoaching




24 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page