google-site-verification=plb7qoZpgJcHniM2ezhBQSRYoWQzJFZ2qXNkOvcjI94

La cuarentena en 2 ruedas

Hace mucho que no me ponía frente a mi ordenador a escribir. Sí, parte de las cosas habituales que realizo, es una especie de bitácora o (vaciado) del día a día: ¿Cómo me fue? ¿Qué funcionó? ¿Qué no funciona? ¿Cómo estoy? Y sobre todo, ¿Cómo me siento?


Pero éste año, gracias a la vida y a Dios, comencé con todo el 2020. Mucho trabajo, nuevos proyectos. Todo fluyendo maravilloso. Realmente no tenia cabeza ni tiempo para ponerme frente al teclado, y escribir. De esas cosas que dices… Al rato lo realizo, y pasan días, semanas, meses, y postergas y sigues postergando, como si hubiese mil y un vidas.


A principio de año, comencé a ver en los principales canales de noticias la aparición de un “nuevo virus”. Que se manifestaba como un resfriado, y que había comenzado a transmitirse en China. La verdad, no le puse atención. Pensé: “La ciencia está muy avanzada. Estoy seguro que lo podrán combatir rápido”. Después vi que eran “cientos de casos”, comencé a ponerle más atención. Sin embargo, mi vida acelerada siguió, con talleres y un proyecto para televisión, muy importante para mí. (Estoy muy emocionado con ese proyecto porque me permitirá estar en comunicación con muchas personas. Y podrán saber cómo vive y ve la vida una Persona con Discapacidad, de un modo fresco y distinto). Estaba en eso, preparando ideas para el proyecto, cuando de repente, vi que el virus llamado CO-VID19, estaba cobrando vidas no solo en China, sino en países de Europa, como Italia, Francia y España. En Estados Unidos, ya había comenzado a hacer estragos, y peligrosamente, se acercaba a México. Vi que las personas con enfermedades crónicas, corren mayor peligro. De inmediato, me preocupé por la salud de Mamá y mi familia. Hoy sabemos que este virus, no distingue edades, ni estatus social. Éste virus va contra toda la humanidad.staba en eso, preparando ideas para el proyecto, cuando de repente, vi que el virus llamado CO-VID19, estaba cobrando vidas no solo en China, sino en países de Europa, como Italia, Francia y España. En Estados Unidos, ya había comenzado a hacer estragos, y peligrosamente, se acercaba a México. Vi que las personas con enfermedades crónicas, corren mayor peligro. De inmediato, me preocupé por la salud de Mamá y mi familia. Hoy sabemos que este virus, no distingue edades, ni estatus social. Éste virus va contra toda la humanidad


Mi preocupación estaba ahora sí a tope. Me pasa muchas veces que busco “disimular que no pasa nada”, pero en realidad, sí pasa. Sin embargo, gracias al trabajo interno que he realizado durante años, es que, poco a poco, he logrado alejar el miedo. Hemos seguido la instrucción, primero colectiva, de la sociedad, y luego de las autoridades mexicanas, (Tardía) De quedarnos en casa y cuidar nuestra vida. Es la única forma de salvarnos. Oficialmente, desde hace dos semanas, estoy encerrado en casa, en cuarentena total. De la nada, todo se paró, los trabajos se hacen desde casa, y la verdad es que, mis proyectos, están totalmente parados, Cero conferencias y mi proyecto de televisión en espera de que termine el aislamiento.


No a sido nada fácil sobrellevar el encierro. Sobre todo, últimamente, me he sentido encabronado con la vida, a tal grado de decir: ¿Por qué a mi? ¿Por qué si todo iba viento en popa, se detiene? Realmente llegó un momento en que no le vi nada positivo al presente que vivimos. Pero ahora, dos semanas después de estar en aislamiento y digerir un poco más la situación, pude reflexionar lo afortunado y bendecido que soy en este momento. En primer lugar, porque tengo un techo y un lugar donde estar, porque tengo a mi familia, (Mamá, Hermana, Pote, mi asistente, y Kira y Bruno, los perros de casa) Afortunadamente, a ninguno de nosotros nos ha dado nada, no a mi circulo cercano, Hemos podido convivir más, y apoyarnos, saber como estamos, y generar recurso, dentro de las posibilidades que existen. (Benditas redes sociales).


He podido hablar con amigos, a través de video conferencias, preparar un proyecto nuevo para mi fundación, salir a mi jardín, y comenzar a escribir mucho. Algo de lo que me había olvidado y que es la mejor medicina, para apoyarme a mí y a ustedes, a todos, que en estos momentos, estamos viviendo momentos complejos, cada quien a su manera, a su ritmo. Pero quiero que sepas, a través de estas palabras, que no estás sol@. Que es válido sentirte frustrado, enojado y vulnerable. Y también, se puede seguir transitando con la vida, crear nuevos proyectos y seguir disfrutando de tus personas favoritas. (Aunque ahora no las puedas abrazar). Porque ¿Sabes? Te tengo noticias, esto, como muchas otras epidemias, va a pasar y va a terminar. Por lo menos, eso es lo que me alienta a seguir. Para que cuando termine la cuarentena, haya aprovechado todo el tiempo que no paro, para conectarme conmigo y mi propósito, y salir a abrazar a mis personas favoritas, y continuar con más fuerza, mi pasión de vida, apoyar a más personas a vivir la vida de sus sueños, y sobre todo, ser empático con todo aquel que lo requiera. En resumen: Agradecer. Porque para mí, la gran lección que me deja esto es ¡GRATITUD!


Quiero expresar mi gratitud y cariño, a todos los doctores, enfermeras y personal sanitario, que literal, se la está rifando por salvar la vida de muchas personas en riesgo. Los héroes anónimos, que dan su vida por ellos, por nosotros. A todos ellos, ¡Gracias!. Por ello, agradezco mucho que me leas, que te des éste momento para compartir lo que siento, lo que vivencia. Permitirme apoyarte a ti, y a los que más amas, en esta cuarentena sobre dos ruedas.



Con cariño, afecto y gratitud:


Xicani.


Xicani®, es Conferencista Motivacional, Coach, y Activista, por los derechos de las Personas con Discapacidad. Es considerado como un activista “pionero” en la Inclusión Social & Laboral, para las Personas con Discapacidad, en México. Fundador de Vuelo libre A.C.


Síguelo en redes en Facebook , Instagram y twitter @xicani






8 vistas

DMM®   es una marca registrada por VG Coaching & Training®  Todos los derechos reservados. Visita nuestro aviso de privacidad