google-site-verification=plb7qoZpgJcHniM2ezhBQSRYoWQzJFZ2qXNkOvcjI94

Si puedes soñarlo, puedes lograrlo.

Estamos a tan solo cuatro meses de que termine el año 2020. Sin duda alguna este ha sido un año bien difícil para cada uno de nosotros, un año de mucha incertidumbre, de crisis sanitaria, económica y de seguridad a lo largo y ancho de todo nuestro gran país. Son millones las familias que han salido verdaderamente apaleadas durante la pandemia. Las empresas viven una situación similar. Nadie se escapa.


Sin embargo, aún en las peores crisis no todo son amenazas. En chino la palabra crisis se traduce como 危机 (Wei Ji). En chino esta palabra está formada por dos caracteres, el primero es Wei, que significa peligro y el segundo es Ji, que significa oportunidad. Esta forma de pensar nos invita a seguir siendo optimistas, a pesar de las adversidades.


Y a todo esto, ¿cómo te ha ido en tus metas para este año? Todavía tenemos cuatro meses para lograr bajar esos cinco kilos de más, mejora el promedio escolar o para ahorrar ese dinero para el viaje soñado y poder recorrer algunos rincones de Europa o conocer Nueva York.


¿Cuáles fueron las metas que te marcaste para este año mientras te comías las doce uvas y ponías en peligro tu vida por morir atragantado al ritmo de las doce campanadas, cuando el reloj marcó la media noche del 31 de diciembre de 2019?


¿Cuántos de tus objetivos ya alcanzaste? ¿Cuántos vas a lograr desde hoy hasta las doce de la noche del 31 de diciembre? ¿Cuáles tuviste que posponer?

Seguramente has visto personas que logran muchísimas metas, que sobresalen del resto. En inglés tienen la palabra exacta para definir a este tipo de individuos OVERACHIEVER. No existe una traducción literal al español, competente, alto desempeño, o simplemente aquel que rinde más de lo esperado serían términos parecidos. ¿Qué hacen diferente los overachievers? ¿En que se van diferenciando de los demás? ¿Así nacen o se hacen?


Algunas personas nacen con ciertas cualidades que las convierten en individuos que sobresalen del resto desde pequeños, otros al paso del tiempo es que se van preparando para lograr destacar y obtener un alto desempeño. Así encontramos gente que nació en cuna de plata, en familias con todas las comodidades y otros que fueron hijos de familias disfuncionales o muy pobres y que hoy son ejemplo de excelencia.


Lo que hacen diferente los overachievers es primero que nada que tienen metas y sueños. Si no tuviéramos nada que lograr, ser, hacer o conseguir, nuestra vida no tendría sentido. No habría una razón poderosa para levantarnos de la cama cada mañana. Seríamos simples seres que nacemos y andamos por el mundo unas cuantas décadas hasta morir. Sin embargo, somos más que eso. Somos seres con capacidad creadora para cambiar nuestro entorno, nuestras circunstancias, y dirigir nuestro destino.


Viktor Frankl fue un superviviente de los campos de concentración nazis que en su libro biográfico  “Un hombre en busca de sentido” nos narra cómo los prisioneros de los campos de exterminio que tenían metas, objetivos y sueños eran quienes sobrevivían.   “El que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo.”


¿Cuáles son tus metas para el próximo año? ¿Cuáles son tus sueños para el año 2025 o para el 2030? ¿Qué te gustaría que dijera sobre ti toda la gente que te conoce el día que te mueras?


La vida sin un fin está vacía y sin sentido. En todo momento, un ser humano ha de plantearse metas y sueños realizables para encontrar motivos que permitan que estar de paso por el mundo merezca la pena y pueda ser una experiencia maravillosa.


En la próxima entrega comentaremos sobre la forma en que se deben plantear las metas para que podamos lograrlas todas.





17 vistas

DMM®   es una marca registrada por VG Coaching & Training®  Todos los derechos reservados. Visita nuestro aviso de privacidad